CÓMO UTILIZAR DE FORMA SEGURA TUS PRODUCTOS HYPERX

Pasar mucho tiempo en el ordenador puede provocar incomodidad física o lesiones.
El uso repetitivo de las articulaciones puede provocar dolor muscular, inflamación, dolor y pérdida de movimiento, que pueden aumentar las probabilidades de lesiones nerviosas, musculares o tendinosas en las manos, muñecas, brazos, espalda y otras partes del cuerpo. Estas lesiones pueden estar relacionadas con desequilibrios musculoesqueléticos, entre los que se incluyen el síndrome del túnel carpiano, tenosinovitis y otras dolencias. Dependiendo de tu estilo de vida y salud personal, los siguientes consejos de seguridad y salud pueden o no ser efectivos para reducir el riesgo de lesiones. La siguiente lista de consejos de seguridad y salud no es exhaustiva ni sustituye las recomendaciones médicas. Si experimentas incomodidad, dolor, debilidad, dolores agudos, molestias, hormigueo, entumecimiento, sensación de calor o rigidez de forma recurrente, PONTE EN CONTACTO RÁPIDAMENTE CON UN PROFESIONAL SANITARIO CUALIFICADO PARA RECIBIR ASISTENCIA MÉDICA.

Los consejos de seguridad y salud para un uso óptimo de tu producto HyperX incluyen:

Mantén una buena postura. Ajusta la silla, el escritorio y la configuración del equipo para poder sentarte en una posición cómoda y erguida con la espalda baja apoyada. Mientras juegues, intenta adoptar una postura en la que tus brazos caigan naturalmente hacia los lados, los hombros estén nivelados y relajados y los pies bien apoyados en el suelo. Si tus pies no llegan al suelo de una forma cómoda, ajusta la altura del asiento o usa un reposapiés. Elimina cualquier objeto innecesario del escritorio para obtener un mayor espacio para las piernas. Intenta no doblar el cuello o tensar los hombros mientras juegues.

Evita la tensión en las muñecas. Centra el teclado directamente frente a ti y aproximadamente a la altura de los codos. Intenta evitar doblar, inclinar, girar o estirar demasiado las muñecas. Si fuese necesario, reajusta las patillas del teclado para que las muñecas puedan permanecer rectas y relajadas mientras juegas. Evita apoyar las muñecas en superficies duras durante periodos prolongados. Utiliza un agarre relajado y todo el brazo al mover el ratón.

Evita la tensión en las manos y los dedos. Escribir con los dedos relajados y un toque ligero puede disminuir el riesgo de lesión provocado por las pulsaciones de bajo impacto repetitivas. Mantén cerca los objetos que uses frecuentemente. Reprogramar las teclas del teclado para adaptarse a tu estilo personal de juego puede minimizar la necesidad de estirar demasiado de forma repetida los dedos y las articulaciones.

Evita la fatiga ocular. Visualizar el monitor durante periodos prolongados puede provocar vista cansada y otras complicaciones oculares. Dale descansos frecuentes y cortos a los ojos apartando la vista del ordenador y centrando la visión en un objeto a una distancia mínima de medio metro. Para reducir aún más la fatiga ocular, coloca el monitor a un brazo de distancia de ti y ajusta la altura de la parte superior de la pantalla para que esté al nivel de tus ojos aproximadamente. Regula la configuración de contraste y brillo para que se adapte a tus preferencias.

Toma descansos frecuentes. Variar las actividades puede reducir la probabilidad de desarrollar lesiones asociadas con un uso del ordenador prolongado. Levántate siempre que puedas para estirar los brazos, las muñecas, los hombros, el cuello y la espalda.

Escucha las señales de advertencia de tu cuerpo. Si experimentas incomodidad física, busca asistencia médica profesional.

Lo más importante que debes recordar al jugar es que el uso excesivo y continuado de los mismos músculos y articulaciones puede producir lesiones e incomodidad física. Intenta mantener el cuerpo relajado, evita posturas corporales y movimientos extraños, y tómate descansos regulares para evitar lesiones y optimizar el rendimiento del juego.

La información de esta página puede cambiar sin previo aviso.